Algunos versos 02

Y va un mes…
Parece la noche eterna,
solo dormir lo remedia.

La tormenta y el frío,
la tierra o las sombras
no son gran cosa
no obstante, la ausencia…
destroza.

El sol se apagó, la oscuridad llegó,
mi cuerpo tiembla, mis ojos arden,
el miedo me llena y me vuelvo pequeña.

Y duele, porque no puedo abrazarlo,
ni seguirlo, ni buscarlo.
Sólo queda extrañarlo
con los ojos hinchados
y suspirando.

(30-Agosto-2021)


No te mentiré perdí la esperanza ayer,
y hoy llegué a ti, sin buscar…
Mi alma ciega y desorientada
te ve como un hogar.

Que mágica locura nos uné,
que no te puedo escuchar o nombrar,
y aun sin vernos nos hemos de tocar.

Quería reir pero, me puse a llorar.
Fue tan hermoso que no lo pude evitar.
Para que veas lo poco que necesito,
hoy te vuelvo a buscar.


Tenerte en mi mente y no poder verte,
querer tocarte sin observarte.
Extrañar tu sarcástico hablar,
tu misticidad…
Aunque intente hacer mi vida.

Estas tatuado en mi alma,
que te busca desesperada.
Estando tan lejos, aun me atas…

Te he buscado en distintos lugares
astrales, extraños y abstractos.
Y vuelvo a mis recuerdos sin quererlo…
Soñarte “quizás” y “a veces” no es suficiente,
dormiré por siempre si es la forma de verte,
la desdicha de no verte me enloquece.

Extraño esa arrogancia tuya, nada más.
La forma en que me miras,
tu presencia que da paz…
Eres mi luz y oscuridad.


En ocasiones como esta me siento desorientada…
Observo al cielo, me detengo y te recuerdo.
Es cuando deseo que los sueños sean realidad,
o dormir fuese eterno y no despertar jamás.

En ocasiones como esta es cuando te extraño
y la espera ya no aguanto.
Quizás, estoy loca por quererte encontrar
extrañarte y esperarte
sin poderte siquiera normbar.

Quisiera saber:
si te hace feliz cada encuentro
o te da igual.
Si en momentos como estos,
te llena un vacío que te apena
por no saberme llamar.

Si los años pasan como nada,
porque la vida es un ensueño necesario
para vernos una vez más.
~2006~

Más allá de la tormenta, una voz en el silencio.

Una mirada holística de la unidad cuerpo-mente, necesitamos con urgencia hoy. El dolor expresado en el cuerpo que se queja, reclama, golpea de súbito como un encuentro inesperado.

Sasami nos acerca al mundo de attack panic, como le diagnostica su psiquiatra. Etiqueta breve, sin embargo contiene el oráculo de vivencias poderosas de tonalidades oscuras, sombrías, devastadoras. La autora  entreabre su mundo interior con delicada honestidad. A través de la lectura de los poemas, somos testigos  de su lucha psicológica.  Su Ser, su cuerpo movido, sacudido en honduras por emociones que compiten entre sí, traduciendo dolor, soledad, miedo, oscuridad. Asistimos como testigos que allí, en los procesos  de la  psique, el Alma,  dice Sasami “Luz pálida aún me inspiras, encandilas”, moviliza sabiduría organísmica pues “en un segundo se desconecta un cable; se prenden emociones perdidas, regresan los sonidos y se dispersa la neblina, como un manto de película”.

Poemario cuya lectura es para  todos y todas, adolescentes, jóvenes y adultos que quieran adentrarse en los movimientos de la interioridad, para ir al encuentro de los recursos enterrados que brillan acercando a Sasami al encuentro de su autentico camino.

Anelis Patricia Méndez Pizarro
Mg  Ps Terapia  Sistemica Individuo Pareja y Familia

Este poemario fue autopublicado con los FONDOS DE INICIATIVAS CULTURALES PARA LA PROVINCIA DE SAN ANTONIO (FICSA), CONVOCATORIA 2017, y por ahora solo es vendido por la autora, o sea por mi. 😉

A diferencia de los demás no tiene narrativa sino poemas, un compilado con los versos que fui escribiendo durante mi viaje por una enfermedad poco deseada. Las crisis de pánico. Mi intención con esta publicación de tan confusos y tristes textos, es la de transmitir al lector lo que los padecen esta enfermedad viven y sufren ocasional, pero al mismo tiempo constantemente. Esta enfermedad da crisis periódicas pero intensas y doloras que pocos logran entender, muchos aún piensan que solo es un estado anímico lo cual no es así. También tengo la intención de transmitir al que sufre de esto, que no son los únicos viviendo aquella enfermedad y del mismo modo que yo pude salir de ello, también podrá si es paciente y no se rinde ante la batalla que lucha.

Puedes ver la transmición del lanzamiento en la siguiente dirección: Video del lanzamiento en Facebook

Ver muestra de MAS ALLA DE LA TORMENTA

¡Consíguelo en su versión digital!

Para comprarlo con otra tarjeta puedes ir a en Amazón

También puedes comprar la versión física en la tienda virtual de Editorial Fenix Dorado

Algunos versos 01

Disculpa si no me acerco;
no me atrevo.
Perdona si no te hablo;
no sé que decir.

Disculpa si no te abrazo;
temo al rechazo.
Perdona si no te miro;
no quiero sufrir.

———————–

“Tuve uno de esos sueños;
de aquellos que saben amargo.
Despiertas
y la nostalgia te invade de inmediato.

Un resplandor distante me cegó
y mi barriga de mariposas se infestó.

Tuve uno de esos sueños;
de aquellos que no sabes si quieres repetir.
En los que vives una fascinante ilusión y
despertar te triza el corazón.

Era un dulce distante,
malvado y atractivo,
dulce prohibido.

Moja mis pies y se retira.
Marea indecisa
quisiera sentir
una vez más, tu espuma efímera.

Tuve uno de esos sueños;
de aquellos que no se olvidan.
Despiertas
y lo repites en tu mente todo el día.”

————————-

Siento como mi alma se hunde en un desierto de hielo,
mi mirar se pierde en algún reflejo.
¿Mi corazón sigue latiendo?
lo siento allá
tan lejos…

Me he dejado llevar al viento,
me desvía una ráfaga de fuego negro
y caigo hacia un vació, un vacío eterno que no acaba.

Oscuridad absorvente de la que que no huiré
espero me escondas de la luna que no
deseo me vea en tal penumbra.

————————————-

Se viene aquella fiesta anhelada por tantos,
y yo aquí recostada disfrutando del pasto.
Todos andan locos comprando…
pues ese día yo no es más que gastos.

¿Dónde queda la magía del amor?
¿La inocencia de los niños?
¿El valor de un abrazo?

El viento entre las hojas de los árboles
me llevan a mi niñez, a los juegos del ayer,
donde la imaginación era mayor al papel
y el viento cálido de verano acariciando mi piel…

(Edición Daiana Estefania 22l)

————————————-

La intolerancia no se aguanta,
la gente no se calla
cuando dices algo que suena diferente,
aunque solo esté
un centimetro al lado.

El mundo en que vivimos,
es hipersensible,
extra-dominante,
y cruel emisario.

Caminar con cuidado
es lo que hacen
quienes piensan distinto
y sobresalen.
Porque en estos días
son atrincherados,
por esas masas que se suman
al que habla más fuerte.

Le siguen y le imitan,
y si aquel no lo hace
será juzgado, por caminar
un centimetro al lado.

—————-

Odio esta vida como nadie antes,
moriría este día sin remordimiento
porque sin un premio
no deseo seguir el juego.

Se acaba la luz, se termina la energía;
sin esperanzas… no me importa la vida.

Detesto este mundo tan ajeno a mi,
tan oscuro, tan abstracto…
Todos usan un lenguaje extraño.

El viento
en mi rostro, sería agradable.
La luna
en mi piel me volvería brillante.
La melodía
de la noche hoy,
es una tentadora imagen.

¡Dame una esperanza!
¡Dame un mensaje!
Muestrame una pista, jamás vista antes.
Una luz verde,
al menos al costado de un puente;
deja que a menos, una vez más te sueñe.

Odio esta vida
como cualquiera que ha llorado,
odio este mundo que no me entiende,
donde cualquier es dispensable;
totalmente remplazable.

Esta noche no tengo fuerzas,
la verdad agradecida no siempre es bienvenida.

Detesto esta vida con lo que me queda
de energía, porque
sin amor,
no vale la pena mi existencia
ni mis días.

——————

Esta noche es testigo,
de como en la oscuridad me he rendido,
dejando mi cuerpo caer en tal vacío.

Abandonando los esfuerzos
dejo mi mano abierta,
que sin tomar observas
y a pesar de ello me llamas
dando siempre la espalda.

Entre luna y penunbra
esta alma se derrumba…

Mi hablar es un susurro
que a tu oído nunca llega
y mi mano no la sientes
ya que lejos te encuentras.

Invisible me siento ante todo momento,
invisible por el tormento que
en mi corazon encierro.

————————-

Un cálido abrazo sin caricias, un dulce beso sin rimas.
De tus manos me resbalo,
mis fuerzas y entereza son de material blando.

Un paso firme y tres angustias,
alzo la mano buscando ayuda.
¿Qué culpa tiene la ignoracia?
¿Cómo sabrías de mis fallas?

Una flor brota en el campo de mis metas,
junto a la ansiedad y
el temor que la zona del estomago apresan.

Agradezco la suerte, de tenerte
cada tarde que los temblores vuelven.
Aferrandome doy un beso al cielo
y los pies con adhesivo pego al suelo.

Tus cálidas manos desconocen lo partido de mi piel
y tus dulces labios
la inseguridad que se esconde en mi ser.

Probablemente te decepcioné
al tan fácil en el pesar caer.
No tiene culpa tiene la ignoracia.
¿Cómo sabrías tú de mis fallas?
—————————

En este minuto renuncio a ti,
me desprendo de las amarras
y huyo de tus falacias.

Hoy te doy un beso
despidiendo esos días,
en que a tu lado
fuerte me sentía.

Renuncio al amor que te tengo,
a la espera de tus promesas,
renuncio a la desilusión que siento
y de todas las penas futuras me libero.