Charles Perrault

Charles Perrault fue un abogado francés que se dedicó plenamente a la literatura desde el año 1683, apareciendo su primer cuento –Grisélidis­- en el año 1691. Es importante destacar que fue su familia -perteneciente a la burguesía acomodada- la que hizo posible que este hombre tuviera una buena infancia y concurriera a las mejores escuelas de la época. Algo que supo retribuir al ser mayor y convertirse en el primero de los funcionarios reales; una prueba de esto, es que en 1667 consiguió ayudar a su hermano Claude para que usasen sus planos al construir el observatorio del Rey.

“Las Bellas Letras no son sino un retrato de la vida humana en diversas actitudes y situaciones”.- David Hume

Los cuentos de hadas, sin duda alguna, son los que dan uno de los puntapiés iniciales del género fantástico que se forjó con el Romanticismo alemán y es por eso que como escritora de fantasía los respeto e intento siempre rescatar del olvido y, también, la razón de que uno de mis escritores favoritos sea Charles Perrault.

Si bien lo que más escribió Perrault fueron: odas, discursos, poemas y obras que halagaban al rey, hoy en día lo recordamos por dar forma literaria a los clásicos cuentos –mal llamados- infantiles que lograron romper la barrera del tiempo y mantenerse presentes con la misma espontaneidad con que fueron recopilados. Sí, hablo precisamente de la obra “Cuentos del pasado” de 1697.

Más de uno dirá: ¿Cuentos del pasado? ¿Y quién conoce esa obra?— Porque a esta época Ha llegado con el popular título de Los cuentos de mamá Gansa (o Los cuentos de mamá Oca); en dónde encontramos las clásicos CUENTOS DE HADAS de hoy y siempre: La bella durmiente del bosque, Caperucita Roja, El gato con botas, entre otros. Para escribir este grueso libro Charles Perrault se tomó el trabajo de escuchar y registrar los cuentos que repetidamente se narraban en la campiña francesa, aunque lo hizo colocando su mirada irónica sobre algunos diálogos o frases; Tal fue lo que dice el príncipe en el cuento Las hadas para disculpar a la joven virtuosa por no tener dote: “no importa que no esté dotada, las joyas bastan” o en la moraleja de la Caperucita roja al comenzar diciendo “La niña bonita, la que no lo sea, a todas alcanza esta moraleja”.
Algunas características de estos cuentos son que bajo la tinta del autor se mantiene la crudeza de las versiones orales originales y las moralejas que se incluyen al final de cada relato, haciendo más simple para los niños comprender el mensaje del cuento.

Anecdóticamente les cuento que años atrás no era bien visto firmar una obra, mucho menos poner tu nombre real. Y esta situación llevó a que existiera una gran discusión sobre la autoría de Los cuentos de mamá Ganso ya que muchos afirman que los cuentos son una versión de las historias de El Pentamerón de Basile, un autor Napolitano que para ese entonces aún no era traducido al Francés. Una opinión que yo no comparto, no obstante si a alguien le sirve la referencia les cuento que: Marc Soriano, quién estudió a profundidad el tema, piensa que la obra de Basile contiene un contexto folklórico que claramente no posee Perrault en su obra.

Bueno, más allá de contarles un poco sobre este gran autor, les digo que me gusta mencionar esta obra porque en ella se plasman las costumbres de una época en que la mayoría estaba inconforme con su situación, quizás sea el origen de porqué –así como les dije antes- en estos cuentos se frecuentasen los finales felices con la intención de mantener la esperanza e ilusión, la fuerza de continuar para conseguir tus metas sin decaer y del mismo modo en cada cuento le dice a los pequeños “las malas acciones no resuelven nada”. Ambas cosas que siempre necesitamos oír.

Por Sasami Hanatsuki.

¿Qué soy? ¿Por qué y para qué?

“Mi mente siempre dividida,
mis actitudes contradictorias.
Mis ilusiones, anhelos y mis realidades,
mi felicidad eterna y mi pena infinita…
Esa soy yo, todo aquello soy yo”


Miro la pantalla y observo una hoja blanca en la pestaña… una hoja con tres preguntas sin respuestas y sólo un verso que escribí hace años, pienso y me pregunto: ¿Sé lo que soy?
Sé quién soy; un cúmulo de sentimientos, una constante de sueños y metas, una sonrisa falsa en e vacío, una mirada triste al infinito, un corazón rebosante de alegría parpadeante, pero… ¿qué soy?
¿Soy acaso, sólo una sombra? No obstante, ser un qué me supone un objeto -en ese caso pensaré en un cuerpo- soy un conjunto de órganos, un ser. Y al decir un ser me supongo un alma, por lo tanto debo pensar que ser un qué con alma es ser un quién… Si lo pongo de este modo ya puedo al fin responder con mis palabras anteriores…
Soy simplemente yo, muchas cosas en una sola persona, el resultado de la suma de sentimientos, experiencias, objetivos, sueños y desilusiones. Como todos los demás soy la consecuencia de mi vida y mi realidad. Esto es ya que las experiencias forman el carácter, las vivencias crean os deseos o desilusiones que nos enseñan a querer ser o no ser de una manera, de esta manera nos volvemos lo que nosotros y la vida hizo que fuéramos.
Si somos un qué y tenemos un por qué, es justo que haya una razón, todos tenemos una razón de existencia. Ergo, nuestra existencia depende de nosotros, según lo que seamos, depende de en lo que nos convertimos lo que lograremos o haremos, por lo tanto… puedo creer que la razón para la que estamos vivos… puede o no, ser cumplida según en lo que nos hayamos convertido.
¿Puede de ese modo un para qué responderse antes de que seamos e alguna manera?
Yo creo haberme vuelto un personaje, un personaje creado en mi mente por mi misma para ser como quiero ser, y por lo tanto ser lo que soy. Quiero existir para ser alguien en el corazón de las personas que más estimo, ser alguien que pueda hacerles feliz al menos un minuto en su vida -Aunque sea con una simple sonrisa-. Soy un personaje lleno de amor para dar… para al mneos ser capaz de transmitir cariño con un abrazo de comprensión y apoyo…
“Quiero ser alguien en el corazón de quienes más estimo y para eso, existo”
Sasami Hanatsuki
Abril-2007

Esto lo escribí para una clase hace algunos años, hoy lo quiero compartir no sé por qué. En vista de que no he actualizado mucho el blog me parece buena idea, je je je je…

Wislawa Szymborska

“Todos mis poemas nacen del amor. Diría incluso que todos los poemas nacen del amor, incluso aquéllos que transmiten el mal tienen en el fondo una forma de amor hacia el mundo. Estoy totalmente convencida… Y si no es así, lo siento por esos poetas”. Dijo Szymborska en una entrevista.

Muchos habrán escuchado de poetas como Gustavo Adolfo Becquer, Gabriela Mistral, Antonio Machado o Federico García Lorca… Pero yo les hablaré de alguien no tan conocida por estos lugares. Ella es Wislawa Szymborska, calificada por algunos como una Mozart de la poesía. Esta mujer, admiradora de Milosz, nació en Bnin y se mudo a Cracovia con 8 años, donde vivió hasta el último día de su vida. Fue ensayista, traductora y poeta. En su vida se le premió 8 veces, premios entre los cuales se encuentra el Nobel de literatura de 1996, que la hizo más conocida en el extranjero y sorprendió tanto a sus lectores como a ella misma.

Wislawa publicó más de 20 volúmenes de poesía, entre los más reconocidos están “Por eso vivimos” y “La sal”. Donde, al igual que en toda su escritura, se puede apreciar la fijación y amor de la autora por lo cotidiano de la vida y una prosa de lenguaje accesible y lúdico, según las palabras del crítico Jerzy Kwiatkowski “Lo que más golpea en la lectura de sus poesías es el extraordinario esmero, la congruencia, la novedad de sus expresiones.” Pero, personalmente, lo que más me gusta de sus poemas es aquel sutil humor irónico con que escribe y como nos llama a observar con aprecio aquellos momentos simples e ignorados de la vida. Se preguntarán por qué no hablo de lo que dicen sus poemas y la respuesta es simple, cuando los lean podrán saberlo. Bien dijo ella en la entrevista para la revista Magazine sobre uno de sus escritos “El yeti es el yeti, y la piedra es una piedra. Hay una costumbre excesiva de leer entre líneas, de buscar mensajes secretos. Mi poesía no esconde nada. El día que quiera criticar a los gemelos Kaczynski, los llamaré por su nombre, no los compararé con Rómulo y Remo.”

“Para mí la vida es una aventura con fecha de caducidad”, dijo en el año 2009 al diario El País.

Un cáncer de pulmón puso su fecha de muerte para este 1 de febrero del 2012. Con 88 años Szymborska muere dormida en su cama, según dijo Katarzyna Kolenda-Zaleska, una periodista y amiga de la poeta, murió rodeada de parientes y amigos. Hoy sus cenizas yacen junto a su hermana y sus padres en el cementerio católico de Cracovia y es tan grande su fama, que cerca de 10 mil personas asistieron a su entierro (entre ellos el Primer Ministro y el Presidente de Polonia).

Algunas de sus obras conocidas son “Amor a primera vista”, “Las tres palabras más extrañas”, “Fin y Principio” y “Un gato en un piso vacío”, este último aún lo recitan los niños en las escuelas. “Ahí hablo del dolor por la pérdida de mi compañero, mi gran amor, el poeta Kornel Filipowicz, fallecido en 1990; no es sólo el gato el que está triste, sino también yo.” Dijo Wislawa cuando le preguntaron sobre aquel poema. Vale decir que hoy, son sus seguidores y fanáticos quienes se sentirán representados por este gato.

Por Sasami Hanatsuki.

Publicado en la revista “Avenida los escritores” volumen 9.